Meritxell Tembleque y Joaquim Falcó

La Txell nació en Barcelona en 1970 y el Quím nació en Ripoll en 1966. Ella estudió cerámica y artes del vidrio en Barcelona,  él escultura y artes del vidrio también en Barcelona. Los dos tuvieron una beca para ir a realizar estudios de técnicas escultóricas en vidrio en la República Checa, en el taller del escultor Jaroslav Wasserbauer. Los dos montaron un taller juntos en 1999 en Barcelona. Forman parte del movimiento llamado New Glass.

Han hecho exposiciones y bienales en España, México, Dinamarca y Japón. Algunos premios que han obtenido entre otros son: ARTFAD de Plata 2006 en la categoría profesional en Barcelona y el 2º premio en el 26e concurso internacional de diseño Expohogar.

Dicen: “Nos interesa la Creatividad. Especialmente si no se cae debates nominalistas; ¿Arte, Artesanía, Diseño? En este cruce está donde nos sentimos más cómodos. Hemos hecho del vidrio nuestro oficio y un medio para la investigación y la expresión plástica. Buscamos profundizar en la poética de los materiales, equilibrar la carga conceptual y la factura técnica.”

   
Las esculturas de Quim y Txell son el resultado de la combinación de formas, escritura y transparencias. Impacta el uso que hacen de la escritura. Graban frases y palabras dentro del vidrio, componiendo caligrafías que dan la sensación de estar suspendidas en el espacio. La escritura se transforma en un diario personal que todos podemos leer, pero que difícilmente podemos descifrar: la superposición de las frases hace ardua o imposible su lectura.
La técnica que utilizan, entre otros, es la "vitrofusión" . Las piezas están hechas a partir de planchas de cristal que cortan en múltiples capas siguiendo la forma de lo que quieren hacer. Escriben sobre estas capas con grisalla, sitúan todas las capas apiladas dentro de un molde que han hecho previamente con la forma que les interesa conseguir y lo funden dentro de un horno eléctrico. El resultado es que todas las capas se convierten en un solo volumen de vidrio, que luego pueden trabajar en frío: cortar, moldear, pulir... El reto técnico es fundir el vidrio sin que la escritura y las capas se mezclen. Esta superposición de capas de escritura es una superposición de recuerdos y vivencias: un cuaderno de viaje donde texto y pieza están íntimamente conectados.      

Los precios van de 420 € a 8,000 €.