Jörg Baumöller

El Jörg nació en Alemania en 1946. Siguió una formación profesional de técnico en comercio exterior entre el 1967 y el 1970. Después entre el 1971 y el 2001 trabajó como directivo en una empresa de la industria química (Bayer), en Alemania, Irlanda, África occidental, Brasil y España. Desde el 1991 reside cerca de Barcelona y desde el 2002 tiene su propio taller. Estudió cerámica con ceramistas catalanes, alemanes y norte-americanos. Ha hecho exposiciones en Suiza y España.

Trabaja el gres y la porcelana con el torno pero donde realmente sobresale es en las técnicas especiales de esmaltes como los metalizados y las cristalizaciones. Esta última es una técnica muy difícil y precisa que implica varias horneadas, donde se tiene que jugar con la temperatura: incrementarla, bajarla, mantenerla... para que se formen los cristales en los esmaltes y para controlar su medida.

Históricamente, las manufacturas de porcelana importantes como Meissen, Sèvres y Copenhague fueron las primeras en estudiar la técnica alrededor del 1900. Las primeras obras fueron expuestas en la Exposición Mundial de Paris en el 1889. Era una producción muy costosa en energía y en el hecho de no poder producir en serie. Hoy en día los avanzos tecnológicos han reducido un poco los costes, pero sigue siendo una técnica muy precisa.      
El Jörg combina tres talentos o habilidades que a primera vista se excluyen: tiene la sensibilidad y la estética de un artista, la técnica y el tacto de un ceramista, y la precisión y la paciencia de un químico. El resultado son unas obras espléndidas recubiertas de flores o copos de nieve surrealistas con una profundidad cuasi tridimensional, como si los estuviéramos mirando a través de un calidoscopio.