Ardine Spitters

La Ardine nació en Holanda en 1953. En 1973 montó allí su propio taller con su marido Norbert Nuwenhoud. Unos 25 años mas tarde se instalaron en Francia donde también montaron un taller. Ella ganó varios premios en Holanda y en Bélgica y desde 1994, hace muchas exposiciones en Nueva Zelanda, Francia, Bélgica, Reino-Unido y Holanda.
Tiene piezas en dos museos: el Staatliches Museum für Angewandte Kunst en Alemania y el Museo Nacional de Cerámica González Marti en Valencia.

Trabajaba con "esmaltes de cenizas", pero hace unos 15 años, descubrió la técnica del “pit-fire” (fuego de agujero). La fascinó y entonces empezó a experimentar y desarrollar su propia técnica. Hace todas las obras con el torno con gres o con porcelana mezclados con una gran cantidad de cuarzo y chamota.

Los cuece una primera vez a 1050º y después los trata con capas de sulfatos  metálicos para dar efectos interesantes al acabado. Entonces mete las obras en un "fuego de agujero" entre capas de serrín y virutas de diferentes maderas, y así va poniendo capas sucesivas de cerámicas y de serrín. Se cierra el horno y se quema lentamente desde arriba durante 24 horas, pero se tiene que vigilar y controlar mucho la corriente de aire para que la cocción sea uniforme. A menudo las cerámicas se cuecen varias veces para tener un acabado mas rico.

     

La Ardine se decantó por esta técnica porque le gusta el tacto de la cerámica desnuda sin esmalte. Prefiere formas sencillas pero fuertes para dejar toda la importancia a la riqueza y a los matices de los colores producidos por el humo, que van del rojo más intenso hasta naranjas, rosas y grises pálidos. Tienen una profundidad que recuerdan paisajes terrosos o cielos nublados.

           

 

Los precios van de 200 € a 1200 €.